Los secretos detrás de la Magia Negra

Muchas personas piensan que cuando se habla de magia negra, se está hablando del uso negativo de energías y poderes de aquellos seres más oscuros, con el objetivo de dañar a ciertas personas o de privarlas de obtener algo en específico, además claro, de los poderes con fines malignos. Los expertos en ocultismo consideran que la magia negra puede lastimar a una persona mediante la realización de algunos actos, incluso si estos son realizados a distancia.

En el mundo de hoy, ha aumentado a gran nivel la práctica de Magia Negra, debido a cientos de circunstancias, como lo son los celos, la frustración, egoísmo y la incapacidad de tolerar la felicidad ajena. Se ha convertido en la forma de venganza más común, consiguiendo la satisfacción con el sufrimiento de otros. Ya son muchos los que están sufriendo con esta práctica oscura, siendo totalmente inconscientes de los ataques, que pueden ser realizados por las personas más cercanas, como amigos, conocidos, e incluso familiares.

Podría decirse que la magia negra nació en África, con la llegada de los colonos fue prohibida gracias a su fervor religioso. Y hace 25.000 años cuando los colonos se asentaron en África y la India, la magia se aceptó como una fuente de consuelo y espiritualidad. Se extendió desde África hacia otros países, y cuando la gente comenzó a entender el asombroso poder de la magia y las fuerzas ocultas, empezó a ser utilizada para todo tipo de venganzas y “justicias”.

La magia negra fue evolucionando. Fue durante la época medieval en Europa que tuvo su máximo esplendor, conocida como la época dorada de la brujería. Se creía que los hechizos mágicos se encontraban detrás de muchos acontecimientos, como enfermedades, y el poder de resucitar a una persona. La invisibilidad fue una de las cosas que también se les atribuyó a los brujos. Los rituales incluían varios ingredientes, entre ellos el veneno de los reptiles, secreciones de animales, sangre humana y frutas venenosas.

La magia negra de África también llegó hasta el sur de América, luego de un tiempo se extendió a Norteamérica, recibiendo el nombre de Hoodoo. La magia negra evolucionó en el occidente donde se le añadieron algunos elementos como el pelo, uñas, sangre, líquidos del cuerpo humano, entre otros.

Se dice que la magia negra puede bloquear la inteligencia y la sabiduría de algunas personas, además de dificultar la solución de algún problema en específico. La víctima recibe pensamientos negativos y suele tener pesadillas o alucinaciones. En algunos casos puede presentar constricción en el pecho y una especie de ahogo en la garganta, también pueden aparecer marcas en las piernas sin haberse hecho algún daño , pueden presentar una aceleración cardiaca y hasta respiración irregular, así como también miedos y fobias repentinas, una preocupación constante y se le es imposible le poder relajarse y llevar una vida normal.

Este tipo de prácticas,  podría causar muchas catástrofes en la vida de una persona, por diversos aspectos como una pérdida repentina de riqueza, problemas de negocios inesperados y también una ruptura de una relación, así como también enfermedades extrañas durante un tiempo prolongado.