Sabiduría Tolteca: más allá de las fronteras

Los Toltecas, fueron una civilización de hace miles de años, del Centro de América, conocidos como “hombres y mujeres de conocimiento”, y si bien los historidores hablan de Los Toltecas como una raza o civilización, hoy en día queda más que demostado que esta organización de personas eran un grupo de científicos y artístas, que buscaban llegar al conocimiento de sus antepasados, para conservarlo y expandirlo por el mundo.

Los Toltecas, llegaron a a ciudad de México, como un grupo de maestros en busca de la verdad y el conocimiento. Más especificamente, los Toltecas, desarrollaron su sabiduría en Totihuacán, lugar en donde según la leyenda, los hombres y las mujeres se convierten en Dios.

Los Toltecas, centraban su atención en el conocimiento de uno mismo, a través de los demás. Según la sabiduría Tolteca, el Universo está en cada uno de nosotros, y es por esto, que formamos parte del mismo.

Durante varios siglos, gracias a la conquista europea y a la ambición de ciertos maestros Toltecas, que pretendían reguardar la sabiduría del grupo solo para ellos, sin compartirla con los demás seres del mundo, la sabiduría Tolteca y todo lo que ella conlleva, fue suprimido y resguardado, de manera que nadie ha podido conocerla ni sacar provecho de ella. Hoy en día, gandes maestros del pasado, han considerado que ya es tiempo de mostrar al Universo, la sabiduría ancestral que por tanto tiempo ha sido ocultada.

Agunas enseñanzas Toltecas

Lo primero que nos dice la Sabiduría Tolteca, es que el mundo exterior, es una clara imágen de nuestro interior. Nadie y absolutamente nadie es culpable de nuestro sufrimiento o penar, sino que somos nosotros mismos los propios responsables de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Cmbia tu manera de ver las cosas, y las cosas cambiarán.

Todos somos uno. Todos somos una pequeña parte de este enorme universo que nos envuelve, por lo tanto, todos somos un pedacito de lo mismo. Si lastimamos u ofendemos a alguien, nos estamos lastimando a nosotros mismos.

La vida es un sueño. Soñamos las 24 horas del día: cuando estamos durmiendo y más aún cuando estamos despiertos.

Nunca te dejes guíar por las percepciones y los sentidos, vé más allá de ellos, el mundo sensible solo nos limita y no nos deja ver lo verdaderamente trascendental.

El Universo es un espejo en donde podemos vernos a nosotros mismos. Ten muy en cuenta que cuando tu interior está mal, el Universo también lo estará.

Seguir tu sueño personal, es lo que te garantizrá que estás vivo y que estar acá vale la pena. Es necesario que rompas con los moldes y con lo ya impuesto, si deseas ser feliz.

Los Toltecas fueron maestros del pasado, colmados de misterios y sabidurías ancestrales que nos ayudan a conocernos un poco mejor y sobre todo a entender que es lo que hacemos en la inmensa esfera azul. En el próximo artículo, hablaremos más en profundidad de los 4 acuerdos Tolecas, que cambiarán tu vida.